Conservar los suelos, vital para el desarrollo sostenible de México

El suelo es esencial para el desarrollo sostenible, provee de servicios ecosistémicos como la purificación del aire, del agua y contribuye a la polinización. También, permite la producción eficiente de alimentos o la utilización racional de recursos no renovables como la madera. Es considerado un recurso no renovable por lo difícil y costoso que resulta recuperarlo después de su erosión y/ deterioro físico o químico. Su valoración y protección es vital dado que forma parte del capital estratégico natural de cualquier país.

El Día de la Conservación del Suelo que se celebra cada 14 de julio, es una oportunidad para concientizar sobre la importancia de los suelos para el desarrollo de las personas y los ecosistemas a nivel mundial.

La desertificación y las sequías, como otros daños a los suelos, son provocados por un mal cuidado y apreciación cultural insuficiente de los ecosistemas, por lo que estos dejan de proveernos de los servicios medioambientales necesarios para la supervivencia de las personas y los ecosistemas.

Actualmente, la desertificación afecta la vida de más de 2 mil millones de personas en todo el mundo y convierte a muchas de estas en “migrantes ecológicos” [1]; situación que refleja la precariedad de los contextos y ecosistemas en los que viven, por lo que se ven forzados a migrar para asegurarse de una mejor calidad de vida y un futuro.

En México, también se padecen los efectos de la desertificación; por ejemplo, de acuerdo con la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR), la deforestación asociada a los cambios del uso de suelo y las actividades pecuarias han ocasionado la degradación del 51.3%[2]de la superficie terrestre nacional, siendo algunas de las consecuencias:

Erosión y sedimentación en lagos, ríos y lagunas;

Disminución en la captación de agua y recarga de mantos acuíferos;

Inundaciones;

Reducción del potencial productivo por la pérdida paulatina de fertilidad de los suelos, e impactos negativos en la biodiversidad, cuyos efectos resultantes son la pobreza y la migración de la población rural.

La degradación de los suelos también puede tener un impacto negativo en los ecosistemas del país. México es el quinto lugar entre más de 190 países con mayor número de especies de plantas, cuarto en anfibios, segundo en mamífero, primero en reptiles y, de acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), existen más de 108 mil especies descritas en el país, aunque podrían ser millones las que habitan en nuestros suelos, aguas u otros sitios que no conocemos[3].

También, a nivel económico este fenómeno ha generado un aumento en los precios de los alimentos y el Banco de México [4].ha advertido sobre los riesgos de la sequía para la industria agropecuaria y la población en general.

El mal manejo de residuos electrónicos y eléctricos es uno de los factores que contribuyen al daño de los suelos. Estos residuos contienen Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs), que se caracterizan por permanecer a lo largo del tiempo y tener fácil movilidad; su manejo inadecuado puede provocar que lleguen con facilidad a los suelos, contaminen flora, fauna, mantos acuíferos y de allí lleguen a las personas a través de alimentos contaminados.

Photo by Dustan Woodhouse on Unsplash

A través del Proyecto Residuos COP, la Semarnat y el PNUD en México hacen un llamado a que las personas que poseen aparatos electrónicos y eléctricos que han dejado de funcionar, los depositen en un centro autorizado gestionado por su fabricante o por autoridades medioambientales municipales o estatales, como el que dirige el Gobierno de la Ciudad de México y que, después de un año de frenarse a raíz de la pandemia por Covid-19, se reactiva[5] de manera mensual para que sustancias tóxicas que contienen este tipo de residuos, incluidos los COP, no se depositen en los suelos y los dañen irreversiblemente.

Photo by Rafael Arkenau on Unsplash

En este día y en el resto del año, busquemos que nuestras acciones contribuyan al cuidado de los suelos, ya que un suelo sano es base para el desarrollo sostenible de las personas y la salud del planeta en general.

[1] “La desertificación afecta la vida de casi 2.000 millones de personas en todo el mundo”, Andalou Agency, 18/06/2021

[2] Comisión Nacional Forestal, CONAFOR (2011). Protección, restauración y conservación de suelos forestales

[3] “México país megadiverso”, Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, 21/05/2016

[4] “La sequía, la razón de que Banxico sorprendiera con alza a tasa de interés”, El Financiero, 29/06/2021

[5] “Reactiva Sedema jornadas del Reciclatrón, con cita previa”, Gobierno de la Ciudad de México, 14/07/2021

Cuenta oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo #PNUD en México. Twitter: @PNUD_Mexico Facebook: PNUDMexico | Instagram: PNUDMX

Cuenta oficial del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo #PNUD en México. Twitter: @PNUD_Mexico Facebook: PNUDMexico | Instagram: PNUDMX